Agilidad y Gestión Ágil

GESTIÓN ÁGIL DE PROYECTOS

SCRUM

KANBAN

LEAN

AGILE MANAGEMENT

GESTIÓN ÁGIL DE PROYECTOS

SCRUM

KANBAN

LEAN

AGILE MANAGEMENT

Inicialmente pensado y puesto en práctica para el desarrollo de software, en la actualidad la Agilidad se ha extendido prácticamente a cualquier ámbito profesional. Como enfoque de gestión, la Agilidad implica trabajar de manera iterativa e incremental, en base a unos valores y principios. No existe una única manera para aplicar la Agilidad: existen diferentes métodos,marcos de trabajo y técnicas.

Agilidad: definición

La Agilidad es un enfoque de gestión utilizado principalmente para el desarrollo de software. El ámbito del desarrollo de softwares es especialmente complejo, dado que las demandas y las soluciones cambian rápidamente. En este contexto, desarrollar soluciones adecuadas requiere del esfuerzo colaborativo de equipos auto-organizados y multifuncionales y de la colaboración de sus clientes.

Formalmente se vincula la Agilidad con la aparición del Manifiesto por el Desarrollo Ágil de Software. Dicho manifiesto, está compuesto por cuatro valores y doces principios, y en su momento se redactó como respuesta a las deficiencias de los métodos de desarrollo tradicionales. La industria del software es un mercado altamente competitivo debido al hecho de que el software es algo que puede y debe actualizarse continuamente. Esto significa que los desarrolladores necesitan mejorar e innovar constantemente sus productos para estar al día y ser competitivos, y el enfoque lineal y secuencial que ofrece la gestión tradicional no es suficiente.

En la actualidad, la Agilidad se ha extendido más allá del desarrollo de software. Es habitual hablar de Agilidad en otros contextos profesionales como el marketing, la investigación y la innovación, la educación, incluso la construcción. En general, existe una corriente Ágil.

2 Gestión Ágil de proyectos: ¿qué es?

La gestión Ágil de proyectos es un enfoque que se usa comúnmente para entregar proyectos complejos en entornos cambiantes, debido a la necesidad de adaptación constante. Como enfoque de gestión, la Agilidad pone el foco en la colaboración, la flexibilidad, la mejora continua y los resultados de alta calidad (entendidos como adecuadas a las necesidades del cliente). Todo ello se logra organizando el trabajo mediante iteraciones, y entregas incrementales de la solución final.

Las metodologías Ágiles de gestión de proyectos ponen su foco sobre las necesidades del cliente. A lo largo de todo el ciclo de desarrollo del proyecto se fomenta la participación del usuario, proporcionando visibilidad y transparencia, y mostrando el progreso real de los proyectos.

La gestión Ágil de proyectos, como se muestra en el gráfico superior, implica la gestión iterativa del proceso. En cada iteración se ejecuta todo el ciclo de desarrollo del proyecto, pero solo para un subconjunto de características o funcionalidades. De esta forma al final de cada iteración se genera un incremento.

Por ejemplo, respecto de la planificación, trabajar en base a iteraciones hace que sea muy fácil adaptarse cuando cambian los requisitos. El hecho de que haya una planificación y retroalimentación continuas a través del proceso significa que se comienza a entregar valor comercial desde el comienzo del proyecto. La idea es entregar valor comercial desde el inicio del proceso, sin tener que esperar al final.  

Los principales beneficios de la gestión Ágil de proyectos son:

  • Mejor calidad de la solución final. Se produce una integración continua de los elementos que forman la solución sin tener que esperar al final para realizar las pruebas y las integraciones. Con todo ello se reducen los fallos y aumenta la calidad.
  • Mayor satisfacción del cliente. El cliente se mantiene involucrado a lo largo de todo el ciclo de desarrollo. El proyecto se adapta en función de las necesidades del cliente.
  • Mayor control del proyecto. La entrega iterativa e incremental contribuye a mejorar el control sobre el proyecto. El cliente
  • Reducción de riesgos. Prácticamente se elimina las posibilidades de fallo absoluta del proyecto. Desde el inicio del proyecto, se disponen de incrementos del proyecto en base a los cuales el cliente ofrece su feedback y se produce una evolución.

ROI más rápido. El hecho de que la forma de entrega Ágil sea iterativa, significa que las características se entregan de forma incremental, por lo tanto, los beneficios se obtienen temprano mientras el producto está en proceso de desarrollo.

Gestión Ágil: principales métodos y prácticas

En el ámbito de la gestión, la Agilidad es un término “paraguas” debajo del cual se agrupan distintas metodologías, marcos y técnicas de gestión. Todas comparten un enfoque iterativo e incremental, y los valores y principios del Manifiesto Ágil, pero cada variación incorpora sus propias prácticas. Los frameworks Ágiles más populares incluyen: Scrum, Kanban, XP, Crystal, Dynamic Systems Development Method (DSDM), Feature-Driven Development, etc.

Si bien cada tipo de metodología Agile tiene sus propias cualidades únicas, todas incorporan elementos de desarrollo iterativo e incremental, así como una retroalimentación (feedback) continua. Así, cualquier solución desarrollada desde un enfoque Ágil implica: planificación continua, pruebas continuas, integración continua y otras formas de desarrollo continuo tanto del proyecto como de la aplicación resultante del marco ágil.

Los diferentes métodos y marcos Ágiles se consideran “ligeros”, en contra de los tradicionales sistemas de gestiones, considerado como prescriptivos por incluir más reglas y requisitos a seguir. Las reglas y prácticas de los métodos Ágiles se mantienen al mínimo y están diseñados para adaptarse a todo tipo de circunstancias. No obstante, existen entre los diferentes métodos Ágiles con distintos grados de “ligereza”, a nivel del número de prácticas que implican.

Entre los distintos métodos y marcos Ágiles, el foco se pone en empoderar a los miembros del equipo de trabajo para que colaboren y tomen decisiones juntos como un grupo de manera rápida y efectiva.

La gran visión detrás de la metodología de desarrollo ágil es crear aplicaciones en pequeños incrementos, con cada incremento individual probado antes de que se considere completo. Este proceso asegura que la calidad se «incorpore» en el producto, en lugar de inspeccionar la calidad más adelante.

Las novedades sobre Agilidad y Gestión Ágil