Innovación y Creatividad

Gestión de la Innovación

Design Thinking

Gestión de la Innovación

Design Thinking

¿Qué es la innovación?

La innovación es lo que impulsa al mundo hacia adelante. Es lo que cura las enfermedades, y hace la vida más fácil, más eficiente y más agradable. 

La innovación no sucede sola, se necesita un entorno apropiado que mueva una idea a lo largo de su viaje desde una simple visión hasta un producto o servicio tangible y comercializable.

Desde ya hace algún tiempo la innovación ha sido una palabra de moda, pero ahora más que nunca la innovación es una prioridad. Numerosos estudios muestran que la innovación se encuentra entre las principales prioridades de las empresas.

Una sencilla búsqueda en Google sobre “innovación” arroja millones de resultados, y aún más si se combina con “gestión de la innovación” o “cómo gestionar la innovación”. Existen multitud de modelos, anualmente se publican decenas de libros sobre innovación, se escriben cientos de artículos, y se realizan miles de cursos, ponencias y charlas al respecto. Por todo ello, se puede concluir que continúa existiendo un gran interés alrededor de la innovación, y que hay muchas organizaciones, profesionales y personas que no saben cómo innovar, solo saben que tienen que hacerlo.

Es habitual identificar la creación de nuevas ideas como innovación. Pero las nuevas ideas no son innovaciones, son inventos y comprender la diferencia entre los dos puede ser crítico.

Innovar es crear nuevo valor. Implica generar ideas en torno a productos, servicios, procesos o diseño organizacional y tener un sistema que gestione la implementación de estas ideas de manera consistente y confiable. Toda organización, desde organizaciones sin fines de lucro hasta el sector público y las empresas que cotizan en bolsa, puede beneficiarse de un enfoque sistemático para la gestión de la innovación que da vida a las ideas.

Invención vs Innovación

Es importante comprender la diferencia entre invención e innovación. Una manera de hacerlo, es prestar atención a cuatro elementos o características fundamentales: novedad, utilidad, factible y asequible.

Así pues, la invención es algo bueno, pero una invención solo se convierte en una innovación cuando responde sí a cuatro preguntas basadas en las características o elementos anteriores:

Novedoso: ¿Tu idea es nueva? Si la respuesta a esto es sí, entonces tienes una invención, pero no necesariamente una innovación.

Útil: ¿Es útil tu idea? ¿Resuelve un problema comercial genuino? Si no exista ningún problema, es posible que se haya desarrollado una idea novedosa, pero esto aún se encuentra en «invención». Sin embargo, si se ha encontrado una solución a un problema observado, identificado, articulado o no articulado, entonces es más que probable que se esté innovando.

Asequible: ¿Tu idea es asequible? Las soluciones innovadoras no solo resuelven un problema, sino que lo hacen con un mercado objetivo en mente. Esto significa que la solución debe ser accesible y asequible. Recuerda: asequible no significa automáticamente barato, solo significa que el costo de la solución es relativo al tamaño del problema y al mercado objetivo para el que está diseñado, ya sea interno o externo.

Factible: ¿Es factible tu idea? Todas las preguntas anteriores solo son relevantes si la solución es técnicamente viables y alcanzable, y generará un retorno.

Por qué importa la Innovación

La innovación es tangible, o más bien los resultados de la innovación son tangibles. Numerosas investigaciones y estudios muestran que la innovación está altamente relacionada con el posicionamiento competitivo y el desempeño financiero de las organizaciones. Para aquellas organizaciones que persiguen seriamente una orientación hacia la innovación, está será una ventaja competitiva sostenible.

Una encuesta de Boston Consulting Group reveló que el 64% de los altos ejecutivos están de acuerdo en que la innovación es un enfoque estratégico clave para sus empresas. Al resepcto, el mismo informe pone de manifiesto que la innovación proporciona un valor estratégico y es un diferenciador clave porque contribuye a:

  • Aumentar los ingresos
  • Disminuir los costos a través de mayores eficiencias
  • Reducir el riesgo competitivo y financiero
  • Crear mejores resultados de posicionamiento y rendimiento
  • Contribuir a niveles más altos de satisfacción del cliente
  • Mejorar el comportamiento y las acciones de los empleados

Las organizaciones exitosas reconocen la necesidad de reinventarse continuamente en un esfuerzo por seguir siendo competitivas. Para estas organizaciones, la innovación es una prioridad. Confían en la innovación para identificar oportunidades y ejecutar nuevas estrategias de crecimiento. Las organizaciones innovadoras poseen culturas que apoyan la creación de valor a través de sus empleados. Son más creativos, empoderados y comprometidos.

La innovación no es solo para la industria tecnológica: es fundamental para el éxito de cualquier negocio y debe ser una parte integral de una estrategia comercial. Los consumidores tienen muchas opciones en estos días, y las marcas y los minoristas deben destacarse del resto.

Entonces, ¿por qué importa la innovación? ¿Y qué implicaciones tiene a nivel de liderazgo en cualquier organización? El mensaje subyacente es la necesidad de innovar todos los días, independientemente del ámbito o el sector industrial. Es necesario innovar y que la innovación sea parte de la estrategia de la organización.

Cualquier organización que deje de lado la innovación, se volverá obsoleta e irrelevante para los consumidores. Muchas marcas no han sabido evolucionar y han desaparecido; ya no están en el mercado. La innovación es un desafío que tanto las empresas como los profesionales deben tomarse más en serio para seguir siendo competitivos en un mercado global.

Cómo ser innovador

Podría ocurrir, pero la innovación no se produce de manera instantánea ni por arte de magia. Más bien la innovación requiere de un contexto y una infraestructura que la fomenten a todos los niveles, a lo alto y ancho de la organización.

Las oportunidades para innovar están a lo largo de toda la cadena de valor, y proviene tanto de los responsables y directores, como de los empleados de nivel operativo cuyas descripciones de trabajo generalmente no incluyen ser visionarios, futuristas o estratégicos. De cualquier modo, unos y otros requieren de un contexto adecuado para ser innovadores.

No es la organización la que es innovadora; más bien es la suma de las personas que, a través de su forma de pensar y actuar, permiten que la organización sea innovadora

Si bien es cierto que las organizaciones se vuelven innovadoras a través de sus empleados. Sin embargo, es la gestión de la organización la que debe generar un entorno para la innovación.

La clave para la innovación en las organizaciones reside en la capacidad de definir, inculcar y reforzar una orientación de innovación entre los empleados, también conocida como cultura. La innovación solo florecerá en según qué circunstancias, y al respecto es necesario observar cuatro elementos: capacidades, estructura, cultura y estrategia.

La responsabilidad de cambiar notablemente el contexto y enviar las señales necesarias para facilitar un cambio en la forma en que los empleados piensan y actúan, es de la gerencia. A su vez, los empleados tienen que responder a estos cambios y asumir los desafíos y posibilidades del nuevo modelo de gestión.

La capacidad de lograr con éxito un estado de innovación, dependerá en última instancia de la propensión de la estructura y la estrategia para apoyar la innovación, y de los empleados en los que se centran estos esfuerzos.

Modelo de innovación

La innovación es más probable en un contexto donde los participantes cuentan con altos niveles de integridad, competencia, confianza, lealtad y apertura hacia otros miembros. A su vez, los empleados ajustarán sus comportamientos y carácter en base a estas convicciones.

El modelo funciona más o menos así: los empleados buscan otros buenos empleados o equipos para trabajar o considerarlos como modelos a seguir. Aprenden de ellos, ajustan sus comportamientos y en base a estos se generan nuevos comportamientos. El equipo se vuelve mejor y más inteligente, y eligen incluir mejores empleados y adoptar mejores prácticas.

Las novedades sobre la Innovación