design thinking

Blog

Formación

Comunidad en LinkedIn

Newsletter

Blog

Formación

Comunidad en LinkedIn

Newsletter

A través de El Garabato de Daniel Newman, se puede observar el paso del aparente caos y las incertidumbres iniciales, hasta el diseño final de la innovación. La solución de diseño se va refinando a través de todo el proceso mediante la investigación y la creación de prototipos. El resultado del proceso son el diseño y la innovación, que no necesariamente tiene que ser disruptiva. 

El Design Thinking o pensamiento de diseño es un proceso de resolución de problemas enraizado en un conjunto de habilidades y centrado en el ser humano. Aunque el enfoque existe desde hace varias décadas, y tiene su origen en la Universidad de Stanford de California, la consultora de diseño IDEO fue quien la aplicó por primera vez en proyectos comerciales en los años 70.

El pensamiento de diseño se popularizo y comenzó a ganar reconocimiento tras la publicación en el 2008 en la Harvard Business Review del artículo “Design Thinking , escrito por Tim Brown CEO de la empresa IDEO. Desde entonces el design thinking se ha aplicado para el desarrollo de nuevos productos y servicios, hasta la resolución de una amplia gama de problemas, pasando por la creación de modelos negocio.

El mismo Tim Brown describe el pensamiento de diseño “como una disciplina que utiliza la sensibilidad y los métodos del diseñador para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia comercial viable puede convertir en valor para el cliente y oportunidad de mercado «.

 

Pensar como un diseñador contribuye a reunir lo que es deseable desde un punto de vista humano con lo que es tecnológicamente factible y económicamente viable. Además, permite a las personas que no están capacitadas como diseñadores a usar herramientas creativas para abordar una amplia gama de desafíos.

Una mentalidad de diseño no está enfocada en problemas, está enfocada en soluciones y en acciones. Implica tanto análisis como imaginación.

Imbuir el negocio con un enfoque orientado al diseño, contribuye a mantener al cliente en el centro. Esto, no solo proporciona resultados visibles en el corto plazo, sino que también otorga una ventaja competitiva sorprendente. No en vano, el pensamiento de diseño (Desing Thinking) ha permitido a grandes corporaciones como Apple, Coca-Cola, Proctor & Gamble e IBM, superar a otras compañías en el S&P 500 en los últimos diez años en más del 200%, según el informe publicado en el 2016 por el Design Management Institute and Motiv Strategies.

El pensamiento de diseño no es un esfuerzo individual sino colectivo, y por eso es especialmente bueno para las grandes empresas. Requiere de la colaboración entre los departamentos de marketing, negocio y desarrollo de producto, así como en muchas ocasiones de facilitadores externos.

Características principales del pensamiento de diseño

La característica principal del pensamiento de diseño es la búsqueda de soluciones desde la perspectiva del ser humano. Aplicando el proceso de pensamiento de diseño pueden resolverse cualquier tipo de problemas, no solo de diseño, de manera creativa e innovadora.

El pensamiento de diseño se caracteriza por:

  • La búsqueda de la innovación centrada en la persona.
  • La observación como medido para descubrir necesidades no satisfechas dentro de un contexto y una situación particular.
  • El desarrollo iterativo de la solución, que se van completando con nuevas ideas, probando y ajustando.
  • La involucración de clientes o usuarios finales, con lo que se minimiza la incertidumbre y el riesgo de la innovación.
  • La confianza en las percepciones, que se usan para complementar los datos objetivos.
  • El espíritu lúdico que envuelve todo el proceso para para abrir y liberar la menta del tipo de pensamientos convencionales, y dar rienda suelta a la imaginación y la creatividad

Alto contenido visual y plástico, dado que se integran este tipo de técnicas con el objetivo de trabajar los dos hemisferios del cerebro a la vez: la mente creativa y la analítica.

Cómo aplicar el pensamiento de diseño

En la actualidad existente distintas variantes de aplicación del pensamiento de diseño. En general la aplicación del proceso de pensamiento del diseño requiere de tres a cinco pasos, aunque algunos modelos presentan hasta seis y siete etapas.

Sin embargo, a alto nivel, los pasos involucrados en el proceso de pensamiento de diseño son simples: primero, comprender completamente el problema; segundo, explorar una amplia gama de posibles soluciones; tercero, iterar extensamente a través de prototipos y pruebas; y finalmente, implementar a través de los mecanismos de implementación habituales.

    • Primero: desarrollar una comprensión profunda de las necesidades humanas que están en juego. Para ello es fundamental empatizar.
    • Segundo: analizar los problemas desde una nueva perspectiva involucrando métodos centrados en el ser humano. En este punto es necesario asegurarse de tener múltiples ideas durante las sesiones.
    • Tercero: realizar un prototipo, que es una versión en miniatura del nuevo producto o característica, y que servirá para validar la solución propuesta al problema detectado.
    • Cuarto: realizar pruebas rigurosas sobre el producto, característica o funcionalidad terminada, y efectuar cambios cuando sea necesario

    Las habilidades asociadas con estos pasos ayudan a las personas a aplicar la creatividad para resolver eficazmente los problemas del mundo real mejor de lo que lo harían de otra manera. Se pueden aprender fácilmente, pero requiere esfuerzo. Por ejemplo, cuando se intenta comprender un problema, es necesario dejar de lado las propias ideas preconcebidas.

      El modelo de la Stanford d.school

      A continuación exploraremos el modelo de Design Thinking de cinco etapas propuesto por el Hasso-Plattner Institute de la Universidad de Stanford (d.school). Las cinco etapas son: Empatizar, Definir, Idear, Prototipar y Probar.

      Es importante destacar que el modelo no es lineal: se puede ir hacia adelante o hacia atrás, incluso saltar alguna etapa si fuera conveniente. Además, cada una de las etapas integra una serie de técnicas y herramientas creativas y visuales.

      EMPATIZAR: ¿Quién es el cliente o usuario? ¿Qué le preocupa?

      Empatizar implica todo el trabajo necesario para comprender a las personas, dentro del contexto de su desafío de diseño. Durante esta etapa, se trabaja mucho con los usuarios. Se observa que hacen las personas y cómo interactúan con su entorno, para obtener pistas sobre qué piensan y sienten.

      Las conversaciones son un instrumento fundamental. Una buena conversación puede sorprender tanto al diseñador como al sujeto por lo inesperado de las revelaciones. Al respecto, es conveniente preparar algunas preguntas, pero es de espere que la conversación se desvíe de ellas. También es recomendable pedir a los usuarios que muestren cómo realizan una tarea, seguir físicamente sus pasos y pedir explicaciones sobre por qué están haciendo lo que hacen. Preguntar acerca de lo que pasa por su mente mientras realizan el trabajo, y pedirles que expresen lo que sienten mientras realizan una tarea o interactúan con un objeto, también son prácticas recomendables.

      DEFINIR: ¿Qué necesidades tienen los usurios?

      Implica filtrar y cribar toda la información recopilada en la etapa anterior para seleccionar aquella que realmente aporte valor al proceso. Mediante este paso se trata de aportar claridad y enfoque al espacio de diseño.

      El objetivo del modo Definir es crear una declaración de problema significativa y procesable; esto es lo que llamamos un punto de vista. El punto de vista final tiene que combinar tres elementos: usuario, necesidad e información, que darán forma a una declaración de problema procesable que impulsará el resto del trabajo de diseño.

      Un buen punto de vista es aquel que:

      • Proporciona enfoque y enmarca el problema.
      • Inspira al equipo
      • Aconseja criterios para evaluar potenciales ideas
      • Empodera al equipo para tomar decisiones

      IDEAR: ¿Qué ideas existen?

      Idear es el modo del proceso de diseño en el que se concentra la generación de ideas. Mediante la ideación, se pasa de identificar problemas a crear soluciones para los usuarios.

      Particularmente al principio de un proyecto de diseño, la ideación consiste en impulsar una gama de ideas lo más amplia posible entre la que poder seleccionar, no simplemente encontrar una única y mejor solución. Es fundamental generar un pensamiento expansivo, creativo y sin juicios de valor permitirá que durante esta etapa surjan ideas imaginativas y perspectivas diferentes.

      En este punto, es útil emplear técnicas como la lluvia de ideas, el diagrama de afinidad, el World Café o el Diagrama de Ikishawa. Después de reunir todas las ideas que se pueda, el equipo debe realizar una votación. Las dos o tres ideas que reciben la mayoría de los votos son las que se envían a la creación de prototipos.

      La determinación de la mejor solución se descubrirá más adelante, a través de pruebas y comentarios de los usuarios.

      PROTOTIPAR: ¿Cómo mostrar las ideas?

      Implica transformar las ideas en realidades que permiten visualizar las soluciones de forma tangible. El objetivo de la etapa es responder una pregunta en particular, y el prototipo debe construirse teniendo en cuenta al usuario.

      El modo Prototipo es la generación iterativa de artefactos destinados a responder preguntas que lo acercan a su solución final. En estas primeras etapas, los prototipos deberían ser de baja resolución para ser rápidos y económicos de fabricar (pensar en la forma de hacerlo en minutos y céntimos), pero deben poder generar comentarios útiles de los usuarios. Un prototipo puede ser cualquier cosa con la que un usuario pueda interactuar. Un muro de notas de publicaciones, un gadget que armó, una actividad de rol o incluso un guion gráfico.

      TESTEAR: ¿Qué funciona y qué no?

      Este paso requiere que los usuarios interactúen con los prototipos. Es un momento fundamental, ya que el feedback de las personas ayudará a identificar las mejoras, fallos y carencias.

      El modo de Prueba es cuando se solicita comentarios sobre los prototipos que se han creado. Se requiere mostrarlos a los sus usuarios y la oportunidad recibir feedback por parte de los responsables del diseño.

      Idealmente se podría probar en un contexto real de la vida del usuario. Al respecto, es conveniente crear un escenario en una ubicación que capture la situación real. Observar y escuchar a los usuarios, y responder a las preguntas que tienen.

      Iterar es fundamental para un buen diseño. El modelo de Design Thinking es un proceso iterativo que puede pivotar entre etapas. Y no significa fracaso: pivotar entre las diferentes etapas puede crear una mejor solución para nuestro usuario.

      Requisitos para poner en marcha el pensamiento de diseño

      El pensamiento de diseño funciona porque es un proceso co-creativo y colaborativo basado en el compromiso, el diálogo y el aprendizaje. Cuando se involucra a clientes y / o partes interesadas en el proceso de definición del problema y en el desarrollo de soluciones, se tienen muchas más posibilidades de ganar compromiso para el cambio y obtener la aceptación de su innovación.

      Los aspectos claves que determinarán en gran medida el éxito del proceso son:

      • Liderazgo: es recomendable vincular las iniciativas de pensamiento de diseño con los objetivos estratégicos. Al respecto es necesario proporcionar dirección, recursos y compromiso.
      • Personas: es fundamental que los campeones lideren el cambio a través de proyectos exitosos que hagan las veces de faros. Fundamental construir una comunidad de pensamiento de diseño interno donde se compartan las mejores prácticas.
      • Proceso: se puede empelar el marco de pensamiento de diseño genérico, pero es conveniente desarrollar y adaptar el método y las herramientas para que respalden los objetivos de la organización.
      • Entorno: imprescindible desarrollar y crear espacios de trabajo colaborativos, para innovar conjuntamente con los clientes y socios.

      Actualidad sobre Design Thinking